lunes, 6 de abril de 2020

Regalo

                                                    Foto Tanci


Hoy para ti, 
flores de mi jardín. 
Que es el tuyo, el mío,
el de todos...al fin...
Hoy para ti,
flores porque sí.

jueves, 2 de abril de 2020

Despedida de un paisaje

                                     Diseño Tanci

No le reprocho a la primavera
que llegue de nuevo.
No me quejo de que cumpla
como todos los años
con sus obligaciones.

Comprendo que mi tristeza
no frenará la hierba.
Si los tallos vacilan
será sólo por el viento.

No me causa dolor
que los sotos de alisos
recuperen su murmullo.

Me doy por enterada
de que, como si vivieras,
la orilla de cierto lago
es tan bella como era.

No le guardo rencor
a la vista por la vista
de una bahía deslumbrante.

Puedo incluso imaginarme
que otros, no nosotros,
estén sentados ahora mismo
sobre el abedul derribado.

Respeto su derecho
a reír, a susurrar
y a quedarse felices en silencio.

Supongo incluso
que los une el amor
y que él la abraza a ella
con brazos llenos de vida.

Algo nuevo, como un trino,
comienza a gorgotear entre los juncos.
Sinceramente les deseo
que lo escuchen.

No exijo ningún cambio
de las olas a la orilla,
ligeras o perezosas,
pero nunca obedientes.
Nada le pido
a las aguas junto al bosque,
a veces esmeralda,
a veces zafiro,
a veces negras.

Una cosa no acepto.
Volver a ese lugar.
Renuncio al privilegio
de la presencia.

Te he sobrevivido suficiente
como para recordar desde lejos . 

               (Wislawa Szymborska)

               

jueves, 19 de marzo de 2020

La carretilla


                                                            Diseño Tanci

La carretilla había llegado al final de sus días. Chirriante, oxidada y con su única rueda desinflada, dio lo que dio. Sus bordes algo doblados, con dentelladas en medio por el uso continuo, se asemejaban a los recortes de la masa de las truchas de Navidad. En el fondo y de tanto uso, unos agujeros decidieron que su servicio no fuera el habitual nunca más.
Arrestada de cara a la pared y con sus dos brazos en alto, parecía suplicar ayuda. Tal vez buscando refugio o aceptación en otras utilidades que bien pudiera acometer hasta finalizar su vida.
Y su vida fue una suerte de cargamentos de piedras y arenas, de maderos y de tejas, de sacos de semillas y granos...de frutas y tubérculos. Y entre medio las caricias y juegos de los chiquillos. Y no hay nadie más feliz que un niño con una carretilla entre las manos. O mejor si son dos los que la disfrutan: " Primero me toca a mi, yo la llevo y tú te montas... un ratito, ¿eh? Ahora te toca a ti y tú me arrullas..."
Terminando su existencia casi, y como inmortalizando su cuerpo de hierro y forja magullado por tantas batallas en su vida, la vieja carretilla mantuvo un jardín en sus entrañas. Así, rodeada de tuneras, toscas y pumitas ofreció un homenaje no póstumo a lo efímero, caduco y bello.

martes, 17 de marzo de 2020

A la espera



                                                      Foto Tanci





Algo de lluvia. 
Las ráfagas de viento
tras el cristal. 

viernes, 6 de marzo de 2020

El patín



                                                                                                           Foto sacada de Internet



Por aquel entonces se me iban los ojos hacia aquel patín cada vez que veía a mi vecinito lanzado a toda velocidad montado sobre su patinete de ruedas gordas inflables de color blanco. Y es que nunca había visto otro igual por los alrededores del barrio, ni tan siquiera en el parque situado en el centro de la capital y al que me llevaban mis padres a pasear junto con mis hermanos, y en el que concurrían muchos niños y niñas. No, no era un patinete normal a mis ojos. Era elegante, robusto, fuerte, bien hecho y de calidad. Tenía pegado justo a la rueda trasera un pedal de frenado y la plataforma donde iban colocados ambos pies era ancha y protegida por una especie de alfombrilla de goma gruesa y negra. Cuando Joseíto montaba sobre él, daba la sensación de que iba como en volandas, como flotando…Ahora pienso que hasta tenía amortiguadores, algo inusual en un juguete para la época.
Con mi corta edad sabía que mis padres no podían permitirse regalarme tamaño juguete aunque lo deseara y lo pidiera, por eso mi ilusión era tener un patinete aunque no llegara a semejante envergadura. Del dinero que me fueron dando entre familiares y amigos el día de  mi primera comunión, contabilicé como unas doscientas cincuenta pesetas. Y mi padre, que nunca fue sexista con ninguno de sus tres hijos, atendió a mi sueño aportando él las cien pesetas que faltaban para su adquisición. Era plateado de latón fuerte, con una rueda delantera y dos traseras de goma negras aunque no de inflar como el de mi vecino. Los manguitos eran de color rojo y su misión era no solo la de embellecerlo, sino además la de amortiguar las posibles rozaduras contra alguna pared ante el impedimento de no poder frenar a tiempo. No tenía pedal de freno como aquel, pero nada mejor que hacerlo con el pie izquierdo arrastrándolo por la calzada hasta que paraba. Ese y otros juguetes de los llamados “de niños” eran mi debilidad y tuve la gran suerte de haberlos podido disfrutar tanto por mí misma como compartidos con mi hermano que, dicho sea de paso, nunca puso objeción alguna al uso y disfrute  de cualquier juguete en común. Yo no era de muñecas, ni de juguetes que no requirieran acción o descubrimiento.
Debió ser que aquel patín no sólo brillaba por ser nuevo y por ser plateado, sino que no había en la calle niña más feliz  montada sobre aquel artilugio que aparentaba a mis ojos como una nave intergaláctica. Y debió ser también que se me notó mucho mi felicidad (las mujeres no debemos ser muy felices y si lo somos, no debemos exteriorizarlo mucho). Y por si fuera poco se notó también la gran habilidad que mostraba al conducirlo calle arriba, calle abajo y viceversa… (Las mujeres no debemos ser muy habilidosas ni  mostrar ciertas destrezas en los juegos de niños, juegos de acción, juegos de inteligencia, ni tampoco parecerlo)
El caso es que Luisito, mozalbete imberbe pero mucho mayor que yo no sólo en edad, sino también en corpulencia y altura y con unas manotas gruesas corrió detrás de mí para, según intenciones, quitarme mi patín, sin tan siquiera habérmelo pedido prestado y diciéndome a voz en grito - ¡Dame ese patín! ¡Qué me lo des, te digo! (Instándome a que yo además me amedrentara.)
Saliéndome mi ramalazo de rabisca y enrabiscada ya por la situación creada y por lo que yo consideraba que era no solo un abuso, por ser mayor de edad a la mía y por  su estatura, sino también porque ni era su amiga ni nunca jugué con él porque no tenía sus mismos intereses. Tampoco medió palabra alguna entre él y yo, sujeté con todas mis fuerzas mi juguete sin desprenderme de él, tirando hacia mí para que no me lo quitara de mis manos. Mientras, él insistía y tiraba con más fuerza arrastrándome por la acera hasta tratar de tambalearme continuando el forcejeo. Intentó, a la fuerza, sacar mis pequeñas manos del manillar, colocando sus manazas sobre las mías hasta que le di una gran mordida en sus nudillos no quedándole otro remedio que aflojar y soltarme. Aproveché ese momento de liberación para salir corriendo y llegar hasta el negocio de mis padres donde estaba mi madre detrás del mostrador. Llegué jadeante, roja de rabia, lloriqueando y con mi corazón acelerado a punto de salirse de la caja torácica. Mi madre trataba de tranquilizarme instándome a que le contara lo sucedido. Al tiempo que le relataba, noté rabia e indignación en ella. Siempre recordaré sus palabras: Ese chico llegará a ser un atorrante, no hay más que ver cómo le grita y trata a su madre, a su tía y a sus hermanas. Sin embargo no nombró a su padre.
A este imberbe machote solo le oí decir gritando y gesticulando cuando me alejaba corriendo de sus fauces: ¡gafuda!, ¡qué eres una gafuda!, ¡cuatro ojos!, ¡greñuda!, que eres una greñuda fea, con un grano en la nariz como las brujas…
Y sí, tenía gafas; o sea, cuatro ojos y también tenía un pelo rizado; o sea, unos cabellos ensortijados…y la verdad  medio bruja tuve que haber sido, a sus ojos, porque le gané su empedernida y violenta batalla, que no era la mía.




lunes, 24 de febrero de 2020

Andar, andar y andar


                                                                                                               Isla de La Graciosa

                                                                                     (Óleo a espátula sobre lienzo) 


Pasear es una buena costumbre que consiste en hacer avanzar el paisaje hacia adelante moviendo el planeta hacia atrás con los pies. 

                                                                                                                                        (Jorge Wagensberg)


martes, 18 de febrero de 2020

Orejas de burro


                                                                  Foto Tanci



Supervivientes. 
Sin riego y sin llover
¿cómo han crecido?

jueves, 13 de febrero de 2020

En realidad sombras

                                                         Foto Tanci



Detrás la torre. 
Enfrente las palmeras.
Y en el cielo viento. 

martes, 11 de febrero de 2020

Momento efímero


                                                                   Foto Tanci



Ésta es la mía. 
Cada uno con la suya.
Flor del almendro.

jueves, 6 de febrero de 2020

Sorpresa







 Encontré un nido
al coger las naranjas.
Ni lo toqué.




sábado, 1 de febrero de 2020

Pequeños tesoros





                         Imágenes sacadas de Internet



Por una peseta te daban cuatro unidades abombadas de fina capa de chocolate rellenos de una untuosa y dulce crema de color… de color… bueno, pues de color crema. Así saboreábamos aquellas pequeñas golosinas envueltas en finos y brillantes papelillos de colores. Precisamente eran los distintos colores los que despertaban nuestro interés mucho más que las llamadas pastillas de perra gorda, ya que éstas, aunque también de colores, eran opacas y no estaban envueltas.
Si por un casual caía en nuestras manos una peseta, que eran correspondientes a las diez perras gordas, íbamos rápidamente al estanco más próximo del barrio o a la venta más cercana, a comprar las cuatro pequeñas piezas. Verdes, rojos, azules y amarillos componían la paleta usual de aquellas pequeñas bombas. Más tarde llegaban algunos salpicados de florecillas de distinta tonalidad. Conseguirlos era un triunfo, ya que no eran abundantes y se mezclaban, salpicados, entre todos los demás. Perfectamente envueltos y rematados por su base plana en varios dobladillos bien fijos, no había forma de que algún papelillo de aquellos se desenvolviera, por un casual, entre toda la tonga de bombas de colores que componía la caja a granel.
Nuestras manos menudas se afanaban, pese a las ganas de saborear cualquiera de ellos, en lograr extraer el papelillo al completo. Sin romperlo y sin rajaduras. ¡Todo un arte!  Una vez completado este artesanal proceso, nuestras bocas paladeaban aquellas pequeñas delicias que rápidamente se disolvían en nuestras bocas.  Mientras buscábamos una superficie lo suficientemente plana y sin ningún tipo de agujeros o roturas para extender sobre ella nuestras laminillas de colores. Podía ser el poyo de la cocina o uno de los escalones del zaguán de la casa donde perpetrábamos todo tipo de juegos y hazañas. Con el dedo gordo las acariciábamos suavemente una y otra vez hasta dejarlas planas y casi sin arrugas. La mayor sutileza llegaba cuando rematábamos nuestra obra con la uña de ese mismo dedo gordo apoyado entre el índice y el medio de tal manera que llegábamos al mayor de los malabarismos en el arte de aplanarlas. No debíamos de hundir demasiado la uña en la repetición del aplanado para, de esta manera, no romperle un cacho o que terminara rajada si nos pasábamos en el alisado. Así  aquel tesoro absolutamente planchado de color rojo, verde, azul o amarillo iba a parar a cualquiera de los libros escolares del momento o bien a un libro de cuentos donde las imágenes empezaban a ser coloreadas también.
El siguiente paso era el de mostrarlo a nuestras amigas como si de pequeños tesoros se tratara. ¡Eran las platinas!, sutiles y planos objetos de colección y devoción.
 Bellísimas hojitas de colores finos y delicados que, una vez bien lisas y entre nuestros dedos y con un ligero movimiento, emitían  un tenue y ligero ruido silbante.
                                                                           
                                                                                


                                                                           
                                                                                  

                                                          


                                                                                                
                                                                                  

                                                          


lunes, 27 de enero de 2020

Larga mirada


                                     Foto Tanci



Mirando lejos. 
Mar, roques y montañas.
Serenidad.

viernes, 17 de enero de 2020

Desde la azotea


                                        Foto Tanci
                       


En el ocaso.
Torres, pino y palmeras
son casi iguales.

domingo, 12 de enero de 2020

Buen remedio


                                                              Foto Tanci



Sobre la rosa
las gotas de rocío 
como elixir. 

domingo, 5 de enero de 2020

Noche de Reyes





Soñar el sueño perdido
que el viento ha de llevar
buscar la caja de anhelos
que el olvido quiso tapar.

¿Quién dará cobijo
 a tanta ilusión?

Solo la noche fría,
que sin llamarla,
hace presta
su aparición.