sábado, 28 de febrero de 2009

En la noche de carnaval


En la noche de carnaval
a mi sol quise hallar.

Por las calles, por las plazas, entre la gente
busqué, busqué y busqué pero no lo encontré.

Dancé, canté, bailé,
salté, jugué y hasta grité;
casi, casi… volé…

En la noche de carnaval
a mi sol quise hallar.

Su nombre pensé,
también recordé,
su imagen rememoré.

Por las calles, por las plazas, entre la gente
miré, miré y miré pero no lo encontré.

Sólo un día y casi por encanto,
yo con mi calva lisa y mi pintura de payaso.
Tú en tu grupo; charlando y parloteando,
risas, fiestas y sin recato.
Mi mirada a la tuya atrajo
y sin darte cuenta
se entrecruzaron.

¿Cómo nos hubiéramos encontrado?
si tus pasos y los míos
están, cada vez
más separados.

En la noche de carnaval
mis pasos con los tuyos
en la misma línea
y sin quererlo
tropezaron.

Esa noche el azar
invitó a la magia
a festejar
tan oportuna casualidad.




07 Soul Bossa Nova.wma -

The Girl From Ipanema - Bossa Nova

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

4 comentarios:

sinkuenta dijo...

¿Casualidad?... siempre estamos con lo mismo!! Me he dado cuenta de que nuestros pasos no sólo discurren por caminos físicos visibles, sino que además nos elevamos de vez en cuando y entramos a surcar senderos que pertenecen a otras dimensiones de conciencia que no conocemos... ojos con ojos que se llaman a sobrevolar la existencia desde las más altas perspectivas. Un beso.

tanci dijo...

Alicia, a veces podemos confundir la casualidad con la causalidad. Y sabemos que no es lo mismo. Pero ¡es tan difícil percibir otras dimensiones distintas a las usualmente visibles y tangibles!.Hay momentos en los que no sé, si quiera,si existe la casualidad. Porque de no existir como tal, tampoco se hubiera definido el vocablo. Y todo pasaría a ser causalidad. Digo yo que alguna otra dimensión distinta habrá para poder explicarme muchas de las cosas que de una manera común no sé hacer. Y que muchas veces soy incapaz. De lo que cada día estoy más convencida es que nada es casual, y que de alguna manera va dar explicación, con nuestro entendimiento, a lo que en un principio no lo tuvo. O no fue entendido a priori.Habrá que sentir más de lo que uno ha estado acostumbrado, o afinar más nuestros sentidos. Incluído el sexto que también ha de importar. Digo yo. Bueno, no sé.
Te agradezco tu comentario porque gracias a él he estado pensando más allá de lo que creía. Y sólo fue una noche "causal" de carnaval plasmado en una poesía.Recibe un abrazo.

EL BLOG DEL COLEGIO GUAYONGE dijo...

Hola Tanci!...creo que lo que se vive mientras sucede lo que supone que tiene o que queremos que suceda es muy importante. A veces, valoramos el final..."el encuentro", pero esos sentimientos que florecen mientras esperamos, y que tan bien describe tu poema, son muy valiosos.Supone que sentimos, que estamos vivos, que deseamos y que tenemos esperanza, ilusiones...Luego está esa casualidad tan oportuna...a veces, esperamos algo y ocurre, a veces queremos encontrar a alguien y aparece,¿todavía crees en las casualidades?...me ha hecho pensar!
...¡me ha gustado mucho!. besitos.

tanci dijo...

Mi querida Mary: gracias por asomarte una vez más a mi ventana. La verdad es que todo sentimiento merece la pena vivirlo en intensidad.Con respecto alas casualidades o las causalidades, te diré que todavía tengo ciertas dudas. Pero me inclino más, de momento, por las casualidades. Y si no ¿ para qué sirven las casualidades entonces?. Aquí dónde me ves sigo creyendo en tantas cosas... Me anima que te asomes por aquí. Te envío un beso "causal".