domingo, 5 de octubre de 2008

La razón de una lágrima.

Diseño: José V. Delgado


Puede ser poderosa
la razón de una lágrima.
Puede servir
para llegar hasta el fondo
o puede llegarnos desde
lo más hondo
sin aviso y sin razón
permitiendo
a los que se asoman
una simple evocación.



La razón de una lágrima
son muchas razones.
Que se nos escapan
arrulladas y embebidas
dando cauce
a alguna tristeza vacía
alguna añoranza
vestida de desesperanza,
o a un mar de alegrías
o quizá un llanto
escaso de sintonía
y que por no ser, no haber
o no tener,
te reduce tu alegría.



La razón de una lágrima
es una razón compartida.
En muchos días sucumbiendo
en tardes eternamente frías
en noches arropadas
sin la pasión de tu cuerpo,
para sacar y ofrecer
ahogado
parte de ese lamento.


Sin razón una lágrima
no es encuentro.
No es sensación, ni sentimiento
no es ternura, no es aliento.
La razón de una lágrima
invita a mirar hacia adentro.


Es capricho, es rebeldía
impotencia, desatención,
es fortalecimiento
o desprotección.

Desahogo por derecho
y cansancio por exceso.

Con humildad derramada
valiente según los tiempos,
en un audaz recorrido
con calma se acercará
recordando su humanidad
para seguir viviendo
con cierta serenidad.


Es la razón
de una lágrima
que sale a su encuentro.


Y cuando recibes
en tu alma
el soplo tibio y candoroso
del poder de una lágrima
acercando sin temor
lo sublime
y lo hermoso,
algo espléndido percibes
entre la tierra y el cielo,
un quebranto silencioso
una petición sin palabras
un inconfundible sollozo
un escondido deseo.


Por el poder de una lágrima
que salió fuera
y no esperó dentro.


Y cercanos a una lágrima
en la fuerza
que despierta ella,
sucumben y se enaltecen
los que nunca
a derramarla llegan.

La razón de una lágrima
pasa sólo por entenderla.


Cavallaria Rusticana: Intermezzo - Pietro Mascagni


Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

8 comentarios:

sinkuenta dijo...

Querida Tanci, de nuevo nos haces mirar hacia adentro para desentrañar las mil razones por las que derramaríamos una lágrima. Nos introduces en ese mundo intimista que los otros apenas llegan a captar. Ahora te mando una sonrisa y dejaré las lágrimas para cuando la vida me de al menos una razón para verterlas. Un abrazo

tanci dijo...

Mi querida Alicia:
Gracias por esa sonrisa tan escasa a veces de conseguir.Prefiero las sonrisas a las lágrimas, es obvio. Aunque ambas forman parte de ese intimismo que captaste. Me alegra mucho tu visión. Tu opinión compartida tiene siempre un sillón de honor en mi espacio.
Gracias de nuevo por tus palabras.
Un abrazo amistoso y cariñoso.

FLACA dijo...

Hiciste que pensara en las razones de mis lágrimas.Y he sacado las siguientes conclusiones:
1-estas mías son preciosas, porque no son frecuentes.
2-es más fácil que aparezcan cuando estoy emocionada y con alegría, que cuando estoy triste.
3-últimamente me ha ocurrido que, frente a una imagen o un recuerdo,se me escapan sin daqrme cuenta. Esto me ha hecho pensar que la tristeza, aunque se olvide, no se va nunca, anda ahí agazapada y, cuando puede, sale y aflora porcualquier intersticio. Un abrazo.

Mary dijo...

Cuando entramos en el mundo de los sentimientos, entramos en un mundo diferente para cada uno de nosotros/as. Tenemos que aceptar que una parte de ellos están rodeados de tristeza pero… las lágrimas a veces surgen provocadas por emociones que ,en algunas ocasiones, no llegamos a entender muy bien.
Es cierto, entender la razón de esa lágrima es lo que le da sentido, como bien dice el último verso, pero a veces ¡¡¡¡qué difícil es encontrar esa razón!!!!¿Cómo entender las lágrimas que provoca una pieza musical?...un poema muy profundo...para pensar y lleno de belleza. Me ha encantado.Gracias Tanci por brindarnos tanta sensibilidad.Un beso.
P.D. ¿has visto cómo va creciendo la luna? je,je,je...

mónica dijo...

Querida Tanci, estoy de acuerdo contigo en que nuestras lágrimas deberían invitarnos a mirar hacia nuestro interior para comprender su verdadera razón. A veces, ésta es evidente. En otras ocasiones, sin embargo, nos cuesta reconocer o aceptar lo que realmente se esconde se esconde tras esas lágrimas... Echamos la culpa de nuestras lágrimas a un hecho determinado, a una situación externa, cuando, muchas veces cuando las verdaderas raíces de esa tristeza se anclan en nuestro interior, en nuestra actitud ante la vida...
Bueno, amiga, deseo que haya pocas lágrimas en tu vida y, si las hay, ¡que sean de felicidad! Un abrazo.

tanci dijo...

Mónica querida:
¡Cuánta verdad hay en tus palabras!, pero que difícil es descubrir ese interior tan labrado, tan trabajado... tan arraigado. Sean como fueren las lágrimas,... son lágrimas y ¡son tan poderosas!.
Gracias por estar, gracias por venir,gracias por conversas, gracias.
Te mando un fuerte abrazo.

tanci dijo...

Mi querida Mary ¿ quién dijo una vez que "el corazón tiene razones que la razón desconoce"? ¿y quié puede pasar por alto una lágrima, tan humana, tan delicada, tan efímera, tan cercana?.Tus reflexiones me llevan a profundizar más todavía.
¡Ay, la música! que siendo vibración pura conjugada con armonía provoca esa melodía silenciosa que son las lágrima. Cuánta belleza hay en tus palabras y cuántos sentimientos hay vertidos en ellas también. Gracias por estar ahí. Gracias por acercarte. ¿Estas viendo mi luna crecer?.Definitivamente tu mano ha sido puesta.
Recibe un beso.

tanci dijo...

Querida Flaca: inivitablemente la tristeza y la alegría van cogidas de la mano, aunque cada una sea independiente. Y deben de serlo porque es la única manera de tener claros nuestros sentimientos que en definitiva nos acercan más a nuestros logros, nuestras dichas y ¿por qué no? también a nuestros fracasos y a nuestras debilidades.En definitiva a nuestra humanidad. Gracias por pasar por aquí. Tu visita es alegría para mi.
Recibe un caluroso abrazo primaveral-otoñal.