sábado, 13 de junio de 2009

Ya no sé si...

( Pinchar sobre el programa para agrandarlo)



Tomo como juego
palabras de Benedetti y Pedro García Cabrera,
las hilvano y las compongo
y las hago mías,
me recreo con su poesía,
y a modo de verso
me salen algunas rimas.


No hizo falta proponérmelo pero me llené al instante, de aguas que no son las mías y aunque nunca estuve distante; sus voces, nuestras voces, no me dejaron la sangre en penumbra, más bien sentí durante el concierto el corazón de la luna. Cantando en el escenario me di a tu abrazo, a sabiendas de que ni me encuentro ni me hallo.
Y sigo, sin embargo, en esta encrucijada de ponientes hasta que el ocaso cruce al frente.
Y sueño por entre tarajales, porque aunque la noche pase y no, y aunque te tenga y no, y aunque te busque y no te encuentre, sé que eres mejor que todas tus imágenes.
Y que con eso me quedo y que como eres lindo y bueno desde el alma a mi, por eso te sigo y te quiero.
Y aunque eres mío y no eres mío, tengo que seguir amando para seguir queriendo.
Y sigo queriendo porque, en definitiva, hace falta mucho más que dos en una buena entonación. Y en mi paraíso no cabe otra cosa que amor, complicidad, rebeldía y construcción...con un poco de creación.
Y muchas veces elevo mi mirada al cielo, y entono en guaraní un Ave María,
y no sólo participa Gabriel y su Oboe, sino que me acompaña un conjunto de voces en armonía.

Quise sentir el aire
que de mi garganta salía
coger a bocanadas un resuello
y hacerlo verdadero.

Quise entregarte una rosa blanca
salvaje y enmarañada,
pude darte un abrazo
de lo más tierno,
un abrazo
de los de adentro.

Quise contar mis breves horas
lentas y pausadas
de caricias no amordazadas
de tenues encuentros
de diáfanas miradas.


Entre el claroscuro
de erguidas velas
la noche se hizo canción,
el paseillo entre el público
iluminó el gran salón,
de afinadas notas pleno
y mucha expectación.

La poesía no fue excusa
para sacar a colación
el regalo organizado
con días de antelación.

En el escenario
un gran grupo
apareció
por sorpresa y como ofrenda
cantó,
no hubo improvisación.


Mirar en derredor
para ver que estabas
y en un aplauso sentir
tu vibración aparejada.


Percibir tu presencia
tu esencia, tu decisión,
recoger las notas al vuelo
sin pertenecer
a este son.

La noche terminó
con un TE QUIERO
de fusión coral,
Unum Cor y Carpe Diem
juntos para evocar.


A los acordes del piano
la Coral y Carpe Diem
se unieron al final,
con la Cantata 147
de Johan Sebastian Bach.













Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

6 comentarios:

FLACA dijo...

Precioso concierto, apoteósico final y hermosa la música que subiste para compartir. Gracias.Un abrazo enorme,Tanci.Y Carpe Diem siempre.

tanci dijo...

Querida Flaca:
Gracias por tu visita. Hermoso y entañable concierto. Es una pena que no podamos estar más cercanas... para poder compartir la música de parte y parte.Quizá algún día vengas a darnos un concierto tú el de plateada cabellera ¿quién sabe?.
Te deseo una buena semana llena de cariños, mucha y buena música y ... Carpe Diem.
Un abrazo efusivo.

mónica dijo...

Querida Tanci, de nuevo mi enhorabuena por ese precioso concierto. Saqué algunas fotos, te las mandaré... ¡Un abrazo!

tanci dijo...

¿Qué bueno Mónica!. En cuánto puedas, mándamelas. Me alegra que te haya gustado.
Recibe un fuerte abrazo.

sinkuenta dijo...

Siento no haber asistido a tan maravilloso concierto... ¡música para los sentidos! Besos

tanci dijo...

Alicia, cada cosa a su debido tiempo.Me alegra que te haya gustado la música para todos los sentidos.Gracias por dedicar un ratito de lecturaa mi blog.
Recibe un abrazo.