sábado, 5 de julio de 2008

Vivencias

Con el permiso de Mónica, una amiga participativa, me gustaría publicar lo que le ha sugerido una simple poesía.Me gustó su expresión y su recuerdo. Y como la propia vida tiene enlaces por uno y otro lado.Éste es un enlace a mi blog porque toda expresión, cuando sale del corazón, ha de compartirse.Gracias Mónica.






¡Me ha gustado mucho esa poesía! Es ligera, despreocupada...como la pequeña Tanci correteando risueña por aquella vereda camino del cole...
¿Dónde estaba la escuela a la que ibas de pequeña? ¿Ibas y venías andando por el camino de las peras?
Cuando era pequeña y vivía en Mallorca yo también iba andando a la escuela. Me gustaba aquel paseo diario. A veces me acompañaba mi madre, o la madre de alguna compañera de clase. Sin embargo, lo mejor era cuando nuestros padres, tras habernos repetido por enésima vez todas aquellas advertencias que ya nos sabíamos de memoria ("mirad bien antes de cruzar", "no vayáis con ningún desconocido", "id por la calle y no por el camino")..., nos dejaban ir solos. ¡Qué mayores y qué libres nos sentíamos entonces! Mis recuerdos me dicen que el cole no quedaba muy cerca de casa, teníamos que caminar un buen trecho para llegar hasta allí o, al menos, ésa era mi impresión. Pero, como los ojos infantiles todo lo magnifican, también es posible que sólo fuesen dos pasos, no sabría decirte...
Podíamos llegar antes si tomábamos un atajo, aquel camino por el que nuestros padres no querían que fuésemos. El motivo es que era un camino sin asfaltar y lleno de baches por lo que, cada vez que llovía, se convertía en un lodazal resbaladizo y lleno de profundos charcos. ¿Te imaginas? ¡Era genial! Y, por si los charcos no nos bastasen, tenía además ese encanto de lo prohibido... Así que, como te puedes imaginar, siempre que íbamos solos al cole tomábamos el atajo. ¡Y también nos encantaba que lloviera! En Mallorca llovía mucho durante el invierno, días y días seguidos. Desde que comenzaban las lluvias empezábamos a usar las "botas de agua", que solían ser de un color bastante chillón (rosa chicle, naranja...). Recuerdo que mi madre siempre comentaba lo mal que quedaban aquellas botas con la faldita plisada de cuadros del uniforme..."¡Menudo cuadro!", decía siempre. Pero a mí me encantaban las botas de agua ¡Eran sinónimo de diversión! Solíamos jugar a un juego en aquel camino lleno de charcos. Primero elegíamos un buen charco, uno bastante profundo. El juego consistía en ir caminando lentamente hacia el centro del charco, hacia la parte más profunda. El objetivo era hacer que el nivel del agua llegase justo justo hasta el borde superior de las botas ¡pero sin que el agua entrase dentro, claro! Ya te puedes imaginar cómo solía acabar la cosa... Los resbalones en el fango también eran frecuentes. Cuando llegábamos a casa con los pies encharcados y el uniforme lleno de barro no nos quedaba otra que agachar la cabeza ante la mirada acusadora de mamá y admitir que sí, habíamos ido otra vez por el camino de tierra...
Tu post me ha hecho recordar todo aquello. ¡Qué felices éramos entonces, verdad? Todas nuestras preocupaciones acababan con el día... Pero yo quiero ver otra vez a aquella Tanci alegre, a aquella chiquilla locuela que corría despreocupada por la vereda... ¡Un abrazo, amiga, y gracias por tu post! (No publiques todo este rollo en el blog, que me ha quedado muy grande... ¡lo siento! )

4 de julio de 2008 15:25



Palabras De Amor - Bravo Soledad






5 comentarios:

mónica dijo...

¡Alaaaaaaa! Je, je, si no te llego a decir que lo borres... Te mando un e-mail ya mismo ¡Y prepárate, que va a ser largo! Pero tranquila, tus temores eran infundados... ¡Besitos y hasta ahora mismo!

mónica dijo...

¡Alaaaaaa! Je, je, si no te llego a decir que lo borres... Ya mismo t mando un e-mail ¡y prepárate, que éste va a ser largo! Pero tranquila, que tus temores eran infundados.... ¡Besitos y hasta ahora mismo!

tanci dijo...

¡Glub!¡Glub! Me pareció que debía ocupar una buena entrada.Me alegra que vengas. Buen domingo Mónica, te lo mereces... y yo también ;-) Un besito.

sinkuenta dijo...

Me ha encantado la idea de poner el escrito de mónica en un post... escribe de maravilla! un abrazo.

tanci dijo...

Si Alicia, escribe muy bien. Le sale espontáneamente.Todavía recuerdo la descripción que hizo de mi en la primera clase de inglés que tuvimos contigo, y en la que ella era mi compañera.Ese fue un buen ejercicio de iniciación.Creo que guardo su descripción escrita.