lunes, 26 de mayo de 2008

Vivir un momento.



Quiso la lluvia ser mi compañera de regreso a casa.Sin llamarla, sin decirle que viniera quiso estar a mi lado.Fina, pura y delicada, no me hizo daño.Más bien me estimuló, me empujó , permitiéndome una vez más ser agradecida con los elementos.Aquellas pequeñas gotas fueron enredándose en mis ensortijados cabellos y sentí la caricia dulce de esas transparentes y menudas perlas rodando por mi rostro y llegadas a destiempo.

Mi chubasquero empapado,mis sandalias chapotendo en los repentimos charcos improvisados,mis pantalones pesando más de la cuenta y el ruido de la ruedecitas de mi maleta a lo largo de una calle solitaria hacían que presintiera el deseado y grato recibimiento de mi hogar.Allá a lo lejos el cielo, cubierto de brumas y nubes oscuras, me anunciaba que estaría acompañada en todo el camino y que no estaría sola.

El temor a un catarro o a una gripe inoportuna rondó mi cabeza, pero en mi interior había un calor inusual, quizá un presentimiento, o tal vez una voz interna de tranquilidad amorosa que me decía: " No va a pasar nada , sigue adelante".El sonido ronco del barranco me confirmó que no fueron unas pocas gotas momentáneas, y no tuve más remedio que trasladarme al sentir de tantas y tantas personas hacedoras de diseños, motivos e inspiraciones de nuestras alfombras.Nuestro Corpus Cristi había estado pasado por agua.¡ Bendita seas aquí en nuestra tierra!, a pesar de los esfuerzos de tantas personas por mostrar su arte en un día lluvioso.

Llegar,soltar mi maleta,descorrer las cortinas y mirar a través de las ventanas del balcón como si de un ritual se tratara, fue la mejor reconciliación que tuve en ese día cambiante.Los demás pasos posteriores entraron en lo solemne de una jornada cualquiera, pero esta vez siendo más consciente de cuán afortunada soy en el día de hoy.Quizá vivir el momento es lo que más importa y no siendo consciente de cómo lo vivimos, lo vamos dejando pasar sin percatarnos de lo más sutil y diáfano a nuestro alrededor; en este caso la lluvia ha sido la que me ha impulsado.

Oh, Happy Day - Sara Tavares & Shout!-



Godspell - Oh Happy Day -

Page copy protected against web site content infringement by Copyscape

11 comentarios:

mónica dijo...

¡Hola, Tanci, espero que hayas tenido un buen viaje!

Es curioso, ¿por qué será que a todos nos hace reflexionar la lluvia? Bueno es, si estas reflexiones nos conducen a estados de ánimo positivos, como ha sido tu caso. Espero que ese optimismo que te ha empapado junto con las gotas de agua siga contigo... ¡Que pases una semana estupenda, llena de pequeños momentos mágicos!

Un abrazo fuerte y ¡Carpe Diem!

tanci dijo...

Hola Mónica:
Me gusta ver esa muchacha agarrada al árbol. ¿Eres tú?.
Gracias por tu comentario, efectivamente, en mi caso quise trasladarlo a otro estado de ánimo.Gracias por comunicarme cachitos de tu magia y compartirlos conmigo.Gracias por tus deseos... y lo propio.
¡CARPE DIEM!

mónica dijo...

No, no soy yo... ¡No se me ocurría poner una foto mía, con lo bonito que tienes el blog! Besitos!

tanci dijo...

Bueno, si la pusieras compartirías más cosas conmigo.El blog recibiría una belleza muy poco común que es precisamente la interior.Aunque me estoy dando cuenta que tal vez abunda más de lo que creía.Gracias Mónica por estar a mi lado.
Un abrazo

alicia dijo...

hola tanci, ayer te puse un comentario pero lo debí de hacer mal y no te ha llegado (o a lo mejor lo has desechado.. je,je). a mí me pasa lo mismo que a tí con la lluvia, me fascina... y además es tan democrática! tengo un post sobre la lluvia en m-alix, si quieres puedes echarle un vistazo para que veas todo lo que compartimos. mi problema actualmente es que como tengo el pelo peinado, me tengo que tapar para no arruinar mi cabeza. Besitos.

tanci dijo...

¡Hola Alicia!. Me da mucha alegría verte asomar por aquí. Y no sabes cuánto.Parece que si tenemos bastantes cosas en común,aunque vividas desde ángulos distintos. Me ecanta eso de " la lluvia es tan democrática". Es verdad, según el refranero español. " Cuando llueve, llueve para todos" y aquí no hay revés de hoja.
En cuanto al peinado, ya sé que lo del peinado es asunto aparte entre los que te rodean ( leído en uno de tus explícitos comentarios). Si algo tuvo una diferencia en ese día lluvioso fue precisamente el movimiento de mi cabello empapado en agua.No me importó y de ahí hacia una libertad plena instantánea sólo hubo un paso.
¡Vivan mis pelos rizados en libertad!.
No me llegó tu mensaje y lo estuve esperando, pero no debo acostumbrarme mal.Sé que atiendes a muchos blogs compartidos y eso ya es una buena tarea.¿ Sabes?. Le he echado una buena visual a los restantes y la verdad es que son buenísimos.El mío, intuyo, que va a ser muy simple. Pero me conformo hasta que vaya aprendiendo a las nuevas tecnologías un poco más.
Gracias por estar ahí y por pensar en mí.
Un abrazo

sinkuenta dijo...

querida y democrática tanci. hoy en el trabajo intenté contestarte pero me interrumpieron y no pude tener un ratito de calma para hacerlo. por eso, ahora, antes de sacar de paseo a los perros,me pongo a hacerlo. muchas gracias por todos tus comentarios en mi blog y me alegra de que estés contenta y te esté gustando llevar a cabo este proyecto. (pon alguna foto de algo, para darle un poco de color). la lluvia es fantástica! en eso estamos de acuerdo. ahora nos toca encontrar más puntos de contacto... seguro que hay muchísimos.... besos. alicia

Natacha dijo...

Hola vengo a saludarte desde el blog de Alicia.
Encantada de leerte. Vendré de nuevo
Un beso
Natacha.

tanci dijo...

Estimada Natacha:
Gracias por tocar en mi puerta. ¡Eres bienvenida!. Estoy empezando en esto de los blogs y además no domino la tecnología muy bien. Así que mi espacio es muy simple, tanto que voy muy lenta en estos andares.
Recibe un saludo.

alicia dijo...

¿dónde estás?

tanci dijo...

¡Estoy aqui!