domingo, 17 de marzo de 2013

Caprichos de la memoria (SINKUENTA)





                                                                       Diseño de la portada, Néstor Santana





Uno, a veces, no sabe lo que la vida le depara. Uno no sabe de sus caprichos. O en última instancia, uno crea en su imaginación lo que la vida podría depararle o no, sin apenas proponérselo y gran parte de las veces sin esperarlo. Y la vida, algunas veces, le contesta a uno con cierta empatía, algunas bondades y bastante magia. Hablo de causalidades que no casualidades. Estas, las causalidades, forman parte de nuestro diario acontecer aunque muchas veces no le ponemos nombre ni apellido. Un psicólogo diría que uno no es consciente al percibir la realidad, dado que uno va dando por hecho las múltiples cosas que van acaeciendo a nuestro alrededor. Por eso uno debe tener los sentidos bien abiertos a la vida, al diario acontecer y a las pequeñas cosas que van desarrollándose en el día a día, y no desecharlas o dejarlas caer en saco roto, ya que... formamos parte de un todo y siempre hay un plan para cada uno de nosotros. Con alegría, comparto con ustedes una de esas causalidades que forman parte de esas bondades que hay que descubrir con los ojos del corazón, o como diría Franceso Tonuchi "Con ojos de niño".
Les dejo con el texto que escribí para la contraportada del libro de Alicia Barajas y que aparece también junto al otro prólogo que el escritor Sinesio Domínguez Suria realizó para   SINKUENTA (Caprichos de la memoria).



"Por aquellos días, Alicia me comunicó que escribía en un blog y yo creía que era una pequeña libretita de notas. Fue ella la que, a través de este nuevo medio de comunicación social, me abrió nuevas puertas a nuevas perspectivas. Hasta ese momento desconocía lo que podía ofrecernos.





Cuando leía sus puntuales publicaciones, una a una, su mundo lleno de recuerdos, tan paralelo al mío, se expandía sin quererlo ni pretenderlo. Y es que Alicia tenía una gran cantidad de evocaciones  infantiles que iba desgranando pasito a pasito, poquito a poco, como si de entregas semanales de una gran revista de tirada nacional se tratara. Sus vivencias las plasma desde la perspectiva de su ambiente, y su atmósfera deja entrever gratamente momentos sui géneris que nos tocó vivir a casi todos los niños y niñas de esa época. Cuando Alicia hablaba de las estrictas normas de convivencia, sus normas se superponían a las mías, las mismas  de mi familia. Si hablaba de la Navidad también había vivencias paralelas entre su mundo que  llegaba al mío. Si eran las excursiones con la familia a cuestas, la “gira” era similar. Mismas jugadas, mismas reglas pero  en tableros distintos y con fichas distintas.

No conocí a  Alicia hasta que  coincidimos de adultas por esas causalidades del destino. Ella era mi profesora de inglés en la Escuela de Idiomas de La Laguna ¿Quién me iba a decir a mí que sus manos, las que escribieron estos retazos de su vida,  fueron heredadas de las de su padre que fueron las que me curaron en momentos precisos de mi vida? Ahora las suyas, las manos de Alicia, han creado estos trocitos de vida para el disfrute y placer de los que, como yo, quieran acercarse algo más a su mundo y por ende a los años cincuenta y sesenta. Una buena cura para el alma que quiera leerla con los ojos del corazón. Ella se ha dejado el suyo, su corazón, en esta recopilación".
Espero que si deciden hacerse con el libro y leerlo, disfruten de cada uno de los relatos tal y como yo los he disfrutado. Vale la pena.



 
 
Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Search Tool

16 comentarios:

alicia barajas dijo...

Muchas gracias, Tanci, por todo tu cariño y el amor que has puesto en cada una de las palabras que me has dedicado. Esas maravillosas causalidades de la vida tienen la magia de colocarnos en sitios que nosotros no hubiéramos encontrado por nosotros mismos... Se reconocen porque son lugares acolchados, esponjados, llenos de verdad y luz... Es un privilegio haberlos visitado contigo a mi derecha. Un abrazo y muchas gracias.

Luis G. dijo...

Que precioso relato, Tanci... Te llega al corazón.... Los sentimientos cotidianos son lo que llenan, el cada día, paso a paso.... Gracias, por transmitirnos ese amor, que Alicia pone a sus textos... enhorabuena.

Saludos.

Rosario Ruiz de Almodóvar Rivera dijo...

Se nota tu amistad profunda con Alicia, es una suerte encontrar amistades con tantas coincidencias.
Un abrazo fuerte amiga, desde mi Librillo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Y yo te leo y me siento emocionada: por ti, por Alicia, por la buena pinta que tiene el libro..., por todo.
Eres toda corazón, amiga.
Un beso enorme.

Demián dijo...

Son las puntadas de cada día las que van cosiendo el paño de nuestras vidas que, con el tiempo, va creciendo y nos va arropando en sus recuerdos.
A veces, esas puntadas son palabras que dan calor y amor.
Un abrazo.

virgi dijo...

Ya que no fui el otro día, por mala comprensión (ay), espero que lo presente en otro lugar para asistir. Ya estuve en su sitio y se lo dije.
Te quedó muy emotivo, sencillo y sincero, querida Tanci.
Montón de besos

tanci dijo...

...esos lugares alconchados, esponjados...uhm, me gusta esa denominación. Gracias a ti, atus bellos relatos y que tengas un montón de éxito con tu libro. Ya lo estás teniendo, hay muchas personas que se han ido asomando a tu balcón llevándose tantos retazos de alegría como relatos teiene tu libro. Un fuerte abrazo, amiga.

tanci dijo...

Luis, ese amor que notas creo que es similar al que tú depositas en cada uno de tus libros y de tus escapadas. También hay mucho cariño expresivo en tus entradas. Muchas gracias por tus palabras de afecto y por venir. Un fuerte abrazo.

tanci dijo...

Rosario, verdaderamente es una suerte. Como también lo es ser consciente de lo que la vida te va deparando. Gracias por visitarme. te mando un beso desde mi espacio.

tanci dijo...

Isabel, me alegra que mis palabras te hayan emocionado. ¿Sabes? Alicia decidió ponerlo en formato digital pero también en libro impreso. El que to tengo es formato de papel...pero ya pronto vendrá el otro.Y si que vale la pena tenerlo entre las manos. Desgrana vivencia con esmero, elegancia y con humor. Siempre gracias por estar ahí, por tus atenciones y por tu éxito que es el mío también. Un besote de los grandes y un abrazo cálido.

tanci dijo...

Demián , las tuyas, tus puntadas, si que están escritas con afecto y ternura. Y eres tancertero en tu descripción que recogemos puntada a puntada todo un entramado de dibujo y diseño muchas veces no signado por nosotros. Pero cuando uno ve la obra... desde lejos... tal vez uno ve arte cosido con un poco de amor. Estuve hace poco en La Coruña... ¡Ah, esas farolas! cosidas a la tierra y estampadas contra el mar. Una delicia. Un abrazo.

tanci dijo...

Mi querida Virgi, gracias por tus palabras. Realmente fue hecho con amor y cariño.La velada estuvo entrañable y acogedora. Seguro que habrá otra oportunidad, creo que Alcia lo tiene pensado y tal vez, los hados se crucen mejor en esa oportunidad. Te dejo con ese abrazo cálido del que también eres portadora.

Demián dijo...

¡Has estado en La Coruña! Alguna foto habrás llevado y un post se estará gestando... Al menos, eso espero. Y si no lo has pensado, yo te lo encargo, jaja.
Un abrazo.

Isabel Expósito dijo...

Veo fortuna en Alicia. Afortunada es por tener en ti una amiga y una lectora que nada en aguas profundas. La forma en que nos presentas estos Caprichos de la memoria, seduce, sin lugar a dudas.

Un beso, Tanci y mi enhorabuena a Alicia.

tanci dijo...

Si, Demián algo se está gestando. Sólo te pido un poco de paciencia. También lo tenía en mi cabeza. Un abrazo.

tanci dijo...

Mi querida isabel. El libro de Alicia fue hecho cachito cachito desde la blogosfera. Y de verdad, vale la pena disfrutarlos. Nos fue regalando las distintas entregas paso a paso y que culminó en un libro magnífico. Para mi, también, ha sido una grata experiencia estar a su lado compartiébdolo. Gracias por tus palabras Isabel. Un abrazo también para ti.