sábado, 25 de junio de 2011

El río que me lleva




                                                                                                                             Diseño Tanci (10 años)




Bidasoa en Guipúzcoa. Eo (límite con Asturias), Nalón y Navia en Asturias. Pas, Besaya  y Deva en Santander. Son cortos  y rápidos. Su caudal es regular y frecuente por las abundantes lluvias ¿por qué son rápidos y abundantes en su caudal estos ríos? ... pues  porque vienen de arriba para abajo y por eso corren más deprisa. Magnífica contestación para una niña de 10 años que nunca había visto un río en su vida. Su experiencia e imaginación en esos menesteres era tan escasa que, aunque ayudada por el libro de texto, podía sacar sus propias conclusiones a la manera más simple y gráfica posible. Obviamente, en el mapa escolar, el diseño de estos ríos estaba hacia abajo, tal y como sus ojos los veía. Tampoco sé por qué razón le dio un toque "tipo permanente" a toda la costa de la península ibérica.
En su isla natal no había ríos. Todo lo más, algo de agua, tampoco mucha, pero agua que había que ahorrar, aprender a valorar y a respetar. En su isla natal el agua era/es un recurso escaso y muy preciado. Agua que se sacaba de las entrañas de la tierra, de las galerías y de los pozos http://www.aguastenerife.org/4_tfeyelagua/4_3_6.html. Agua que discurría por los innumerables barrancos que, a su vez, atravesaban los campos desde la cumbre hasta el mar; siempre en invierno, casi nunca en verano. También agua de mar que  rodeaba a su isla por doquier y que, desde cualquier punto, estaba siempre al alcance de su vista.
Pero un río es siempre atractivo para un niño. Un río se coloca siempre en el Belén de todos los años con papel platina o con sal teñida de anilina de color azul. Un río tiene puente. Un río tiene peces. Un río tiene orilla y está sembrado de juncos en los que se esconden los patos que juegan y parlotean cada vez que quieren. Un río tiene árboles frondosos en algún lado de sus riberas, y que dan sombra y cobijo en algún momento a cualquier ser vivo que la aproveche y que requiera de ella. A veces, un río transporta algún madero o trozo de corteza de árbol sobre sus espaldas flotantes y entonces su descubrimiento es majestuoso.  Un río es fresco y cálido a la vez. Un río es susurrante, te cuenta historias al oído sin tú pedirlas, por eso un río es generoso. Se comunica contigo y en su charla es capaz de amansarte hasta dejarte ensimismada, llenándote de silencio y comprensión. Un río se insinúa por tramos y, a veces, te da de bruces en tu pensamiento cuando éste, ajeno al especial momento que el río te brinda, se evade de toda razón, de toda añoranza… de toda cavilación. Un río corre, y corriendo se lleva el agua; pero detrás, hay más y más agua, mucha agua, caudales de agua que sigue su curso y su cauce hasta perderse río abajo… y nunca mejor dicho. Por eso, tal vez, los ríos “ vienen de arriba para abajo” sobre todo los de la vertiente cantábrica. Y por eso, porque vienen de arriba para abajo, corren más deprisa, tanto como los imaginaba la pequeña muchacha de trenzas, escondida tras sus  pequeñas gafas. Un río nunca espera, pero si te sientas a su lado eres tú la que esperas por él, invitándote a seguirle  con tu mirada en su universo. A la vez que traspasas su línea universal de plenitud, amplitud y lejanía. Te lleva si tú quieres. Te estimula si te dejas. Te invita si se lo permites. Un río te concede los minutos de sugestión que  necesites y que tú quieras pedirle. Sin un pago a cambio, sin que te exija, sin que te obligue. Nada te demandará, no habrá cobros ni réditos. Está ahí para ser uno contigo y con tu mundo. Y tú, si así lo aprovechas, sacarás de él toda su dulzura, todo su cántico de esplendor, de naturaleza viva, de limpieza diáfana, de recitado variado  que, junto con varios ecos de coros perdurables, hacen su travesía más poética, más entrañable, más viva y más humana si se quiere.
Y así de poético y entrañable fue el encuentro que sostuvimos con la Coral de Los Corrales de Buelna (Santander). Nuestro coro, el Coro Carpe Diem  http://www.corocarpediem.com/ , dio un recital al más puro estilo poético. Tal y como nos viene caracterizando a lo largo de todo nuestro repertorio y de nuestras actuaciones. Nos sentimos honrados y agasajados por la organización de este encuentro en la celebración de sus fiestas de San Juan y en el que participamos con una selecta muestra de nuestras letras y nuestra música. Por todo ello; por la música, por la poesía, por el compartir, por la alegría y disfrute de las notas musicales, me embebí  asimismo de las notas que llegaban susurrantes y cantarinas cada mañana al despertar  y que, cariñosamente y sin ningún tipo de aspaviento pero de la forma más natural posible, se encargó este río de regalarme. Les dejo con parte de su  sublime concierto de veinticuatro  segundos de duración. Los suficientes para el en-canto y el sosiego. Espero que les embelese y les cautive tanto como el Besaya lo hizo con mi persona. 

video


Protected by Copyscape Plagiarism Finder

16 comentarios:

virgi dijo...

Refrescante al máximo.
Y tierno y generoso.
Para nosotros, isleñas saladas, un río es siempre un prodigio, un milagro, una oportunidad de lanzarnos a saborear sus aguas, sus colores, sus sonidos.
Has logrado que te acompañe en tu mirar entusiasmado y respetuoso.
La única vez que me bañado en un río fue en Fornelos de Monte (Galicia) en un viaje recorriendo la región. Un recuerdo que tenemos siempre, una gozada.
Gracias, Tanci, un fuerte abrazo.
Me encantó el mapa, yo también tengo alguno.

rosa mis vivencias dijo...

¡Hola Tanci!
Que casualidad, acabo de ver tu entrada cuando hace un rato que he llegado de pasar el día en un río, concreta mente en el Segre, vamos bastante a menudo, porque es tal como lo has relatado, a su orilla se respira mucha serenidad y, solo ver como desciende te aporta una relajación increíble.

También he visto el vídeo del Coro y, tengo que decirte que me ha gustado mucho.

Un abrazo.
rosa.

Demián dijo...

De arriba abajo. Así es la naturaleza, el descenso hasta fundirse la parte en el todo. Siempre el mismo río, nunca el mismo agua. Apacible, compañero, interlocutor sabio y compositor vario.
Sosegante y bonito post.
Saludos

Isabel Martínez Barquero dijo...

Una entrada preciosa, Tanci.
He viajado contigo, he sentido tu emoción y los cantos angélicos de las corales.
Un beso enorme, como un río que no cese, como un agua que acaricie-

tanci dijo...

Gracias Virgi por tu bonito comentario. También me bañé una sola ve en un ríoz. Fue en el Guadalquivir.Y también tengo el recuerdo. Y si, quizás lo que más me cautivó de este río fue su frescura, su limpieza y su música íntima.Je, je, el mapa... los mapas. Aprender los ríos de memoria. Las cordilleras. En fin, así la vida.Te mando un fuerte abrazo refrescante cpmp no había de ser menos.

tanci dijo...

Rosa, que casualidad digo yo también. ¿Sabes? cuando te he leído, me has vuelto a llevar al río.A ese lugar al que ustedes pueden acudir. Y me alegró un montón que disfrutaras con mi descripción. Al fin y al cabo viene desde lejos, allende los mares. Un fuerte abrazo Rosa.

tanci dijo...

Demián tal como es abajo es arriba y viceversa. Pero cargado de tesoros sonoros, visuales, elfativos, táctiles y gustativos. ¿se le puede pesir más a un río?Gracias por tu poético e intrspectivo comentario. Saludos río abajo.

tanci dijo...

Isabel, como cántico que eleve, como agua que llene, como cauce que nos lleve...Me alegra que te haya gustado. Para nosotros, personas de islas nos es algo milagroso lo de los rios. ¡Tanta agua en un santiamén!Gracias por tu visita. Te mando un beso y un abrazo.

mariajesusparadela dijo...

Y de repente me encontré con la esencia de lo que yo también estudié de memoria: el miño nace en Fuentemiña, provincia de Lugo, pasa por Lugo, Orense y Tuy y desemboca en La Guardia, entre España y Portugal. Su principal afluente es el Sil.
Y ahí está reflejada la cantinela completa, sin la letra intermedia. Mas demil kilómetros de distancia, seguramente algunos años de diferencia, pero nuestras voces han cantado la misma canción,,,con diferente acento.
(leía tus comentarios en el blog de Sinkuenta o dos más dos. Pero hoy entré...para encontrar la infancia)

tanci dijo...

Querida Paradela, me alegra tanto sentirte pos aquí. También yo te leía desde Sinkuenta. Y recuerdo que me escribiste al inicio de mi blog ofreciéndome tu ayuda en cuanto conocimientos sobre la agricutura, ya que compartimos similares gustos.Como no sabía como funcionaba esto de los blogs y yo era una neófita en estos menesteres, nunca te contesté. Más bien sentí timidez por tu ofrecimiento. Hace dos años pasé por Paradela (Camino de Santiago) y te busqué con el pensamiento. Sabía que estabas por ahí...lugar hermoso y verde, muy verde.Hoy vuelves de nuevo a mi casa y me llena de emoción. Al igual que tú, los aprendí tal y como lo reflejas. Me alegra un montón que te llevara a la infancia.Yo lo sentí tal y como lo reflejo. Pura emotividad. Esta vez no te me escapas, seguiré tus pasos (como los seguía desde el otro blog de Alicia), pero si no te importa te enlazo al mío.Te mando un arrullo suave y a la vez refrescante como las aguas de tu Miño.

Luis G. dijo...

Precioso canto a los rios, Tanci. Todos sabemos que los ríos en España son corrientes literarias. Tienen su personalidad, a veces humana, otras mítica. Iluminan paisajes e ilusiones. Infantiles y grandes. Los rios alientan vivos sentimientos, en prosa y en versos.

Tu post, amiga es una delicia.

Un abrazo,

Luis

tanci dijo...

Gracias Luis por tu palabras entrañables y a la vez, sentidas. Me alegra mucho que te haya gustado mi post, a veces, uno hasta acierta y todo, pero me salió con todo mi corazón ;-) Un abrazo.

garanorte dijo...

He vuelto a la infancia,esa infancia de agentes geográficos en un mapa. Nosotros con nuestra gran y fantasía nos imaginábamos lo que ers un río, hssta sobrevolábamos sobre de él.
Me encanta este cachito de río que has sacado. Con elcalor que estamos sólo meapetecía arrmangarme los pantalonesy meter los pies en el agua, sentarme muy cerquita en la orilla y juguetear con sus aguas.
Ahora que ya conozco en vivo y en directo lo que es río e incluso a sus demás pariente y aún me siguen asombrándo y cautivando.
¡Ah! también ne ha encantado tu gran descripción.
Me has hecho viajar con la imaginación en el espacio y en el tiempo.

tanci dijo...

Ana, no sabes lo que me alegra tu comentario. Estamos en al misma onda. Juguetear con el agua, salpicar, ver la corriente...los maps. Si te llevé a unos pocos años atrás (pocos ¿eh?) pues bienvenidos sean. Están llenos de experiencias y de solera. Continuemos a través de todos los caminos que también nos llevan. Un beso amiga.

Explorador dijo...

Los ríos son especiales, verlos oírlos, pensarlos...el agua da vida y nos alegramos de tenerla cerca. Mucha tranquilidad en tu entrada, quizá sea mejor llamarlo "paz" :)

¿Me permites un pequeño regalo? Espero que sí ;)


BORGES- SON LOS RÍOS

Somos el tiempo. Somos la famosa
parábola de Heráclito el Oscuro.
Somos el agua, no el diamante duro,
la que se pierde, no la que reposa.

Somos el río y somos aquel griego
que se mira en el río. Su reflejo
cambia en el agua del cambiante espejo,
en el cristal que cambia como el fuego.

Somos el vano río prefijado,
rumbo a su mar. La sombra lo ha cercado.
Todo nos dijo adiós, todo se aleja.

La memoria no acuña su moneda.
Y sin embargo hay algo que se queda
y sin embargo hay algo que se queja.

Un saludo :)

tanci dijo...

Querido Explorador. Tu regalo es muy grato y me ha gustado un montón. Cuando no los esperas, los recibes con más ilusión. Gracias. No conocía este poema de Borges.Me gusta eso de : "Y sin embargo hay algo que se queja, hay algo que se queda." A pesar de toda esa Paz, uno se queja, uno se queda. Y quedándose termina conformándose. A pesar de la queja...
Maravilloso tu regalo.De nuevo gracias mil. Un abrazo. ;-9