martes, 8 de marzo de 2011

Rebanadas









Así las hacía mi abuela
continuó mi madre  la herencia
ahora las hago yo
sabiendo
que no es cosa nueva.

Pan del día anterior
si es de leña
para mi gusto
que es mejor.

Cortado en rebanadas
ni muy gruesas
ni muy delgadas.

Huevos bien batidos
 en un lebrillo de loza
o en un "bol",
como le llaman ahora.

En leche o en vino
empapadas
según elección,
a cada una
hay que darle su sabor.

Si en leche
 empapadas son,
la canela le da
un toque superior.

Si en vino
las quieres mojar,
rebájalo con agua
hasta la mitad.

Por huevo batido
has de pasar
cada rebanada
después de empapar,
 no las dejes demorar.

Con ligereza y tiento
a la sartén con ellas
dentro,
en la que has puesto
 a calentar
aceite de oliva virgen
¡no las dejes quemar!


De una en una
del fuego las vas apartando
y en bandeja alargada
apiladas colocando.

Con azúcar espolvoreas
cada rebanada por fuera,
quedando un exquisito manjar
dulce, casero y ancestral
ofrecido con cariño
en días de Carnaval.






                                                       Foto Tanci

Protected by Copyscape DMCA Takedown Notice Infringement Search Tool

16 comentarios:

Alicia dijo...

¡Qué ricas! ... son uno de mis postres favoritos!! Me ha encantado como lo has escrito y además nos has dado la receta. ¡Las haré un día de éstos! Hoy he escrito un nuevo post después de tanto tiempo. Espero que estés bien y que nos veamos pronto. Un beso

Demián dijo...

Por favor: ¡Sirvanme una de esas!
Las he comido muchas veces y siempre me dejaron satisfecho. Y que no falte la canela.
Me has despertado el deseo de repetir una vez más y así lo haré.
Te ha salido un post ¡que alimenta!
Saludos y qué aproveche.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Pero qué ricas las torrijas de mi amiga Tanci, ya sean con leche y canela o con vino.
El poema es delicioso, como el manjar al que alude.
Me encantan estos poemas dedicados a las pequeñas cosas cotidianas.
Un besazo, poeta cocinera.

Rosario dijo...

Las de toda la vida,
las de siempre.
¿Qué tal si las pruebas
con chocolate caliente?

Un abrazo fuerte desde mi Librillo.

rosa mis vivencias dijo...

Tanci, que pinta más buena tienen las torrijas,de vez en cuando las hago,pero nunca las he probado con vino,sera cuestión de probarlas,lo que realmente me ha gustado es tu simpática recete,genial!!!!!.
Abrazos.
rosa.

tanci dijo...

Hola Alicia, me alegra de verte de nuevo por mi espacio. No sabía que fueran las rebanadas de tus postres preferidos. Hoy volveré a hacer unas pocas. Me quedó pan del día anterior. Pasaré a visitarte desde que pueda. Un fuerte abrazo y ¡claro que nos veremos!

tanci dijo...

Demián de esas ya no quedan, pero te innvito a una de esas muy parecidas en olor, sabor y color. Y por supuesto le pondré canela. Me pasa igual, cuando las vuelvo a probar me dejan un sentimiento de alegría muy particular. Deben ser los recuerdos... o la propia vida ...que llora. Te mando, virtualmente una y además un saludo ;-)

tanci dijo...

Je, je ;-) Amiga Isabel me laegra mucho que te haya gustado este poema simple. A veces, parece ser, que en las pequeñas cosas está un soplo de felicidad. Y estas rebanadas hacen que uno recobre sabores que, a veces, han quedado en el olvido. A mi me encanta saberte por los alrededores, tal vez porque inflas mi ego. Y porque me encanta tu presencia. Un gran abrazo apretado para ti.

tanci dijo...

Rosario, tanto tiempo sin vernos. Las de siempre y las de toda la vida y las que la gran mayoría ha probado en sus hogares. Probaré con chocolate caliente, la verdad es que no lo he hecho nunca. Pasaré por tu casa y te haré una visita. Un abrazo.

tanci dijo...

Rosa, por aquí se acostumbra también hacerlas de vino, pero cuidado; se rebaja el vino y se le añade un poquito de azúcar para que no sean muy agrias de sabor. Y si te ha gustado la forma de engarzar la receta, me doy por satisfecha. Al fin y al cabo el blog también se alimenta. Y tu comentario me da fuerzas. Gracias. Un fuerte abrazo.

virgi dijo...

Me has desconsolado. Yo también las hago así, pero en mi familia, es costumbre también de Navidad...mmnn...mmnn...ganas me dan de levantarme y ponerme a hacerlas
Besitos, espero nos veamos pronto.

tanci dijo...

Virgi, te puse los dientes largos ¿eh?Bueno, pues no hay que perder la costumbre y la verdad es que apetece. Si, creo que también por Navidad se hacen. Pero en mi caso más por Carnavales.Seguimos en contacto y a disfrutar de la piñata.Me alegra siempre saber de ti. Un besote.

Miércoles dijo...

Las de vino no las conocía.

El martes en UK fue "pancake day", el "día de las tortitas" y se hacen tortitas tipo crêpe o al estilo americano (pequeñas y gruesas). Pueden llevar limón con azucar, nocilla y plátano, mermelada, jarabe de arce con bacon, salmón con queso Philadelphia...

En Galicia el Martes de Carnaval tenemos las filloas, que son también tortitas, pero grandes y muy, muy finas. Pueden ser de leche, de vino o -las más tradicionales y raras de encontrar- de sangre de cerdo.

tanci dijo...

HUM Miércoles, me has puesto mis jugos gástricos en funcionamiento. No he orbado las "pancake" auqnue si las crepes, tanto saladas como dulces. Y sólo nombrar el salmón y ese jarabe de alce... se me hace la boca agua. En cuanto a las filloas las he oído nombrar un montón de veces, incluso en algún recetario. Pero tampoco las he probado.Y me llama mucho la atención las de sangre de cerdo.Las preferidas de mi abuelo materno eran las de vino. Sé que algún día las probaré todas. O al menos tengo esa intención, tendente a saborear las buenas cosas. Muchas gracias por tu comentario y por tu vista.Pasaré por tu casa en cuanto tengo un espacio más largo de tiempo.Un cariñoso saludo.

Conchi dijo...

Tanci, llevaba días sin pasar por tu blog, debido al trabajo del cole, y has publicado muchas entradas! pero ya me he puesto al día.
Qué ricas esas rebanadas! En casa de mi madre también las comíamos mucho. Ya hace tiempo que no las prueboooo.
Un abrazo
Conchi

tanci dijo...

Hola Conchi, no te creas que publico tantas, lo que pasa es que hacía tiempo que no venías. Pero siempre me alegra tu visita. No hay que perder la costumbre de las rebanadas. Yo creo que cuando se hacen uno vuelve, de alguna manera, a sus raíces. Tal es el olor tan característicos que desùe desprende. Un abraro amiga.